Para desarrollar la parte gráfica de una campaña online para nuestra empresa tal vez sea inevitable alquilar o comprar materiales o herramientas, podría ser una cámara fotográfica, sería tal vez necesario contratar personal cualificado y adecuar o alquilar una local para una sesión fotográfica. Todos estos gastos se deben considerar como una inversión.


En finanzas, el Retorno de la inversión, abreviado ROI, es una métrica frecuente y generalmente se usa para valorar la rentabilidad prevista en otras inversiones. Antes de pensar en oportunidades de inversión importantes, el ROI es una base sólida para avanzar.

¿Cómo calculamos el ROI (Return on investment)?
Para ello necesitamos:
-Una calculadora
-Cantidad de la inversión realizada
-Ingresos generados por la campaña.
Y la fórmula es:
ROI= (Beneficio- Inversión)/Inversión*100. Este resultado es un porcentaje.

Para facilitar nuestras campañas de marketing nos ha llegado desde Polonia una línea de equipos que nos permite lograr fotografías secuenciales y presentaciones en 360º automatizando la pre y post edición de imágenes de producto. Estos equipos se han diseñado específicamente para fotografía en  ecommerce.


Esta línea de dispositivos son de gran versatilidad y de gran definición para publicitar productos pequeños como joyas, cosmética,... así como objetos más grandes como maniquís, y productos de línea blanca. Para obtener una buena fotografía sólo es necesario colocar el producto dentro del estudio, y seleccionar una de las múltiples plantillas con los parámetros de iluminación y de cámara. El software realiza automáticamente el recorte del fondo y listo en 3 segundos para tiendas electrónicas y para visualizarlas en ordenadores, tablets o smartphones.


¿Por qué debe ser importante la imagen de un producto?
Es básica la importancia pues debemos diferenciarnos de nuestra competencia. Al publicar una imagen de calidad nos da personalidad, captamos la atención de clientes potenciales (más vale una imagen que mil palabras).


Una imagen capta más detalles de nuestros productos que únicamente una descripción con palabras. Para esto es importante brindar a nuestros clientes imágenes desde todos los ángulos posibles, incluyendo la opción 360º. Nuestros clientes estarán más interesados en adquirirlos conociendo íntegramente los productos que les ofrecemos. Nunca debemos olvidar que la primera impresión es la que cuenta y que no sólo la imagen del producto es la que “vende” sino todo el entorno es lo que captan nuestros clientes.
También recordemos que un contenido aburrido no es interesante y no “vende”, es necesario procurar captar la atención de nuestros clientes con contenidos amenos y atractivos, aún así donde se valora muchísimo un buen contenido audiovisual.


Siempre es muy importante ofrecer la mayor información posible, no escatimar en el número de fotografías para que las características de nuestros productos no queden en dudas. En conclusión el cuidar la imagen de nuestro negocio es trascendental para motivar y comunicar, crea confianza sobre todo en ventas online. La fotografías automatizada de nuestros productos son imágenes de calidad que convencen y motivan a la compra.