El proceso de realizar una elección de compra no es tan diferente entre el mundo online y en una tienda física, pero con una excepción.

Cuando nosotros, como compradores tenemos una necesidad, recopilamos información sobre cómo podemos satisfacerla, seleccionamos un par de opciones potenciales, las evaluamos y tratamos de convencernos que la elección que estamos a punto de hacer es la mejor. Ya sea online o en la tienda, podemos usar las mismas herramientas para comparar precios, características y opiniones. Después de recopilar suficiente información, comenzamos a analizarla y comparar características, diseño, apariencia, economía y otros aspectos entre todas nuestras preselecciones. Iniciamos una lucha entre nuestra racionalidad y emociones, entre lo que realmente necesitamos y lo que realmente queremos. ¡Necesitamos ayuda!

En la tienda real, podemos observar el producto más de cerca, tocarlo, probarlo, sentirlo: podemos interactuar y entrar en una relación emocional con él. Esto nos facilita tomar una decisión y hacer que la tienda gane dinero. Si dudamos, las tiendas reales tienen otra gran arma para concretar la venta: un vendedor. Presentando el producto y mostrando sus características, reducirá las opciones preseleccionadas y nos convencerá que la elección que queremos es la que necesitamos. Por esta razón, una vendedor presencial puede cerrar un porcentaje mucho mayor de ofertas potenciales, con un valor promedio más alto, que el sitio web de comercio electrónico.

Los elementos clave que faltan, al comprar online son las interacciones con el producto y el vendedor. Consecuencia de esto, mayor número de carritos virtuales de compra abandonados, menor conversión y bajo rendimiento. No hay un sustituto real online para las interacciones presenciales. No se puede transferir el tacto, el olor o la sensación de su producto a distancia, ni dejar que sus clientes lo prueben. Aunque no es rentable, puede ubicar a personas reales en el teléfono las 24 horas del día, pero aun así, no podrán ver a los clientes dudosos en su ecommerce para ayudar a convencer a quienes realmente lo necesitan.

Sin embargo, lo que puedes hacer es limitar esta distancia tanto como puedas. Como en la tienda real, sus compradores online miran primero su oferta y seleccionan opciones potenciales. Una vez que eligen varios productos, intentan evaluar si esto es lo que necesitan. En este punto, puede ofrecerles una mejor interacción con sus productos: imágenes de alta calidad, vista de 360º y video. Como sustituto del vendedor real, puede ofrecer un recorrido del producto: una guía interactiva que combina imágenes 360 con fotografías 2D y presentando características únicas del producto.

No hace mucho tiempo, crear una visita virtual del producto era demasiado caro para utilizarlo en el comercio electrónico. Con los últimos avances tecnológicos, ya es más rápido y fácil. Al utilizar nuestra gama de estudios de fotos automatizados ALPHASHOT, puede producir videos, fotos 2D y presentaciones 360º de productos en solo minutos. ORBITTOUR: le permite crear excelentes presentaciones de productos interactivas y enriquecer sus imágenes 360 con vistas detalladas, zonas interactivas, imágenes adicionales y descripciones con texto. Sus compradores online que interactúan con el producto obtienen la información correcta en el momento adecuado, lo que les ayuda a dar el último paso y cerrar la venta en su ecommerce.

Para obtener más información sobre nuestras soluciones, visite: http://orbitvu.es
Para comprobar la facilidad de crear ORBITTOUR, vaya a nuestra nube de imágenes: https://orbitvu.co y configure una cuenta de demostración.